¿Sabías que al menos el 40% de tus colaboradores no duerme bien y eso impacta en su desempeño laboral?

Un estudio publicado por la revista ScienceDirect encontró que las personas con trastornos de sueño tienen una pérdida de productividad de entre 34,7% y 54,6%. Además, la tasa de absentismo entre los trabajadores con estas condiciones es de 29,8% a 44,5%.

Por la falta de sueño, se da el presentismo laboral, que se refiere a que los empleados están en el lugar físico de trabajo, pero su mente está en otros asuntos intentando combatir la fatiga.

Cabe señalar que en el estudio ‘The cost of poor sleep’, del American College of Occupational and Environmental Medicine, se calculó que una empresa pierde al año US$1.967 por cada trabajador con un trastorno del sueño no diagnosticado.

Existen muchos disruptores del sueño, pero uno de los principales es la hiperactividad mental, es decir, tener nuestro cerebro encendido todo el tiempo.

Vivimos en una cultura en la cual descansar está mal visto, y estar “haciendo” todo el tiempo, siempre conectados es equivocadamente sinónimo de productividad. Nada más alejado de la realidad. Nuestro cerebro necesita momentos de calma, de relax, de desconexión, para poder funcionar correctamente.

Una técnica muy simple para ayudar a nuestro descanso es que durante el día te des unos minutos de break y respires conscientemente. Esto te ayudará (entre muchas cosas) a regular tus niveles de cortisol y por ende, tener una mejor calidad de sueño en la noche.

3 minutos de respiración consciente cada 2 horas mínimo. Verás la diferencia.

HighPerformance inicia aquí.

Escrito por Gloria Carolina Lobos

 

Y no te olvides de seguirnos en nuestras redes sociales:

Instagram Salus Bienestar

Linkedin Salus Bienestar

No Comments

Leave a Reply